miércoles, 26 de noviembre de 2014

(Sucedáneos)


Hubo un día en que las cosas de verdad
se volvieron
demasiado
caras.

El café comenzó a ser soluble.
El chocolate soluble.
La dignidad.
El amor.
Solubles.

Todo era envasable
y conservado al vacío
en lugar seco sin luz
 y protegido
de la sangre.

Podía consumir con comodidad
tus besos en la terraza,
tus besos en la oficina,
tus besos en lo alto
de un tren que se estrella
o un mástil de sombras.

No hacía falta cultivar
y recoger.
Innecesario esforzarse
y recoger.
A qué tanta funda
para un momento efímero
que apuñalas y estrujas
que apeteces y exprimes
que te deja vacío y y vuelta
otra a vez a recoger.

Era mucho más fácil
refugiarse
en lo instantáneo.
Todo era factible
con cuchara en mano
y agua caliente.

Y comencé a olvidar
el fondo
de los originales,
y a tomar por cierta
la superficie
de los sucedáneos.

El polvo estimulante traído
de desiertos de negrura.

El polvo dulce marrón
de ladrillos triturados.

El polvo innumerable
de mujeres de arena
que nunca fueron todo,
sino sólo parte.

Me da igual lo que cuesten.
No me importa si ya no existen.
Si se han hecho los sustitutos
con la exclusiva.

Basta de marcas blancas.
Quiero lo mejor
y tengo
la vida entera
para ganármelo.

Futuro.

Café.

Chocolate.

Ella.

15 comentarios:

  1. Comienzas con un poema diez.

    Volver a lo auténtico, es la clave. Abrazo y aurrera, Jjose.

    ResponderEliminar
  2. Un mundo donde el automatismo y el aparente confort sobresalen, pero en el fondo arraiga lo auténtico: el valor de poemas como éste, que señalan directamente la coyuntura humana actual. Nos sumamos a la voz de la esencia. Saludoss

    ResponderEliminar
  3. Me parece un conjunto de imágenes poéticas muy bien elegidas, me gusta mucho de verdad. Una alegoría de como nuestras relaciones sociales pierden calidad a la vez que la van ganando los objetos materiales que nos rodean.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. por razones azarosas o no tanto llegue a su antiguo blog donde encontré un poeta de una contundencia asombrosa, siguiéndolo llegue a este texto sublime, una gran gratificación leerlo en el mar de internet donde hay muchísimo publicado virtualmente pero en general de escaso peso especifico poetico, saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, me ha gustado descubrite

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Sencillamente genial. Estoy deseando que publiques otro poema. Visito y visito, y de momento, esperando.

    ResponderEliminar
  8. He pasado del diario de un mal poeta a este universo de mundos imposibles. Espero que pronto hayan más escritos. Seguire esperando

    ResponderEliminar
  9. buen poema refleja muchas cosas que todos piensan y a veces no sabes como decirlas

    ResponderEliminar
  10. Un placer leer sus versos! Y sentir la fuerza que hay en ellos!

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno lo tuyo, llegué desde tu blog viejo. Felicitaciones por la magia.

    ResponderEliminar
  12. Es un blogger muy lindo, me encanta, haces poemas que llegan a mucha gente y sobre todo a mí, me siento muy identificada con lo que haces y sobretodo con este poema que me ha acariciado el alma, ¡tengo todo en mi vida! y lo mejor es que tengo la vida entera para disfrutar y aprovechar todo lo que venga; gracias por llevarme a otro mundo un rato, espero que sigas escribiendo y te deseo lo mejor, que la literatura te brinde lo mejor en la vida como ha hecho con muchos.

    ResponderEliminar
  13. Me encanto. Sucedáneos. Placebos de la trivialidad cotidiana.

    ResponderEliminar